Jugando a…saga Penumbra

Durante estos últimos días he tenido la oportunidad de catar Penumbra, una saga quizás menos conocida que Amnesia pero que sienta unas bases muy notables en cuanto a la atmósfera, el terror y sobretodo los puzles que te van surgiendo durante a aventura. Frictional Games me ha sorprendido gratamente y eso que estamos hablando de una saga con unos juegos que se realizaron en 2007 y 2008. Hablaré un poco de la experiencia en todos los juegos de la saga, tanto en Overture, Black Plague como su expansión: Réquiempenumbra3

Nuestro protagonista es Philip, cuyo personaje recibe una carta de su padre supuestamente fallecido. Philip seguirá una serie de pistas que le conducirán hasta Groenlandia. Desesperado por el frío, nuestro protagonista se verá obligado a refugiarse en una mina, desconocedor de su destino y de los misterios que le esperan allí.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que, como ya he comentado, estamos hablando de un videojuego del año 2007, no esperemos grandes gráficos, aunque a la que te sumerges en la historia ni te darás cuenta. Si que es verdad que de la primera entrega a la segunda se ve una mejora gráfica sustancial en cuanto a detalles del escenario pero poco más. No es un juego para deleitarse con los gráficos, su mayor logro es la ambientación que crea y su jugabilidad.

Podríamos decir que Overture estaría en medio del survival horror, puzle y aventura, pero sobretodo con puzle, tendremos que pensar y cuando digo pensar es estrujarnos el cerebro, porque algunas zonas quizás son lógicas y otras no tanto, el jugador tiene que sacarse las castañas del fuego, no hay una voz que te diga donde tienes que ir ni ningún mapa fijo en la interface, tendremos que leer notas, buscar entre los cajones, en los armarios, por todos lados para que nos den pistas para resolver los enigmas y puzles que nos irán surgiendo. Muchas veces, desesperados, intentaremos hacer el viejo truco de ensayo y error, pero es que los creadores de este juego lo quieren así, quieren que nos estrujemos la cabeza, que nos desesperemos, que nos sintamos protagonistas y que esa misma impotencia nos haga sentir una claustrofobia con la que muchas veces contaremos en los mismos escenarios. Quizás Black Plague es más de exploración pero también te deja más indefenso puesto que no te puedes defender, tienes que correr o ser sigiloso y también hay más sustos, aunque el clima tenebroso y sórdido lo consigue igual. Réquiem, que es la expansión de este último es un juego más pausado y con más puzle, eso si, con un peso en la historia menos importante.

Cabe decir también que, en mi caso, me pasé el Penumbra: Overture y el videojuego te deja con muchas más preguntas que respuestas, muchas de esas preguntas se resuelven en su continuación Penumbra: Black Plague, un videojuego con mucha más información e historia que su antecesor.

La jugabilidad es uno de los puntos más fuertes, estaremos en primera persona y nos podremos mover libremente por el escenario, muy pocas veces la cámara se moverá sola, solo en alguna escena, este juego es habilidad, físicas, puzles y sigilo. Muchas veces me he encontrado en situaciones en que no sabía que podía coger ese elemento del escenario, uno se piensa que puede formar parte del “atrezo” del lugar sin ninguna importancia, pero en este juego la tiene.  El sigilo es importante y tendremos la opción de agacharnos para pasar más desapercibidos en la oscuridad, mientras estemos en ese estado sin movernos la pantalla se nos volverá de un color azulado, queriendo decir que estamos ocultos. Tendremos un menú en el cual se nos irán mostrando los diferentes objetos que hemos obtenido y lo más importante, los podremos usar o combinar para resolver algunas zonas además de ponernos una opción para solo apretar un botón y que nos salga ya directamente el objeto. Muy útil sobre todo cuando necesitas ir más rápido, porque si, a veces al igual que hay situaciones de mucha tensión pero con sigilo y exploración también habrá situaciones en las cuales tendrás que moverte muy rápido y allí es cuando premia la habilidad.

La inteligencia artificial de los enemigos en ocasiones nos hará estudiar perfectamente los patrones que siguen y hacia dónde van ya que me he encontrado muchas veces en las cuales aún el enemigo estando un poco girado te ve igualmente, en ese instante solo te queda correr y resguardarte en zonas seguras. Hablando de enemigos también hay que decir que no hay mucha variedad de ellos y que el control a la hora de poder enfrentarnos a ellos, por lo menos en Overture, es bastante impreciso, aunque quizás de eso se trata puesto que la misión no se basa en enfrentarse sino en ir pasando desapercibido.

En cuanto a los escenarios el videojuego puede pecar de un tanto repetitivo, en el sentido de que vemos los mismos modelados muchas veces, aunque las habitaciones sean diferentes, vemos las mismas mesas, los mismos ordenadores, los mismos generadores, tubos…Y quizás si que hubiera estado bien que hubiera niveles más diferentes los unos a los otros. Si que hay situaciones muy diferentes pero pocos entornos diferentes entre si en los cuales moverse.

En el apartado sonoro a mi parecer cumple con su cometido, te pone en tensión, con sonidos que te harán poner los pelos de punta y también con efectos de sonido que serán claves para poder entrever donde está el enemigo para no ser visto.

Finalmente y como conclusión decir que es una buena saga que te hará pasar unas cuantas horas de duración, sobre todo si te gusta los puzles y analizar el entorno, hacer tus propias conclusiones sobre como pasar una fase, las situaciones de tensión y terror y, en definitiva, una buena historia que se te irá explicando a base de tu propia exploración.

Jugando a…Half life

Durante estos pasados días he tenido la oportunidad de encontrarme con un juego de PC, nada más ni nada menos que Half Life. Estamos hablando de un juego del 1998 y pese a que muchos de los vidhalf_life_by_fleet_feet-d4c92zjeojuegos de la época han envejecido mal gráficamente puedo decir que la versión que probé yo, que aunque no era 100% la original no distaba mucho de esta, es un portento para la época. No solo en el sentido de los gráficos que ya en 1998 estaban por delante de otros muchos juegos sino por su variedad, su dinámica y la agilidad del gameplay.

Half life nos traslada a Black Mesa, un centro laboratorio en el cual están experimentando con un mineral desconocido que abre una puerta de teletransporte para una raza extraterrestre que empieza a matar por doquier. Nosotros somos Gordon Freeman, un físico matemático que accede a las instalaciones para ayudar con el experimento pero que más tarde, cuando se desata el caos, tendremos que lidiar con las decenas de monstruos que hay por las instalaciones y además con el ejército que tiene en mente matar a toda forma de vida, ya sea humana o extraterrestre.

Con esa premisa nos tendremos que mover por escenarios realmente gigantescos con muchas zonas y con bastante exploración. Digo exploración en el sentido de que se nota que es un videojuego que te quiere guiar, que es lineal, pero en ocasiones te encontrarás con que tienes que hacer diferentes tareas para abrir compuertas o que hay diferentes habitaciones donde hay munición, energía o vida, muy importante en este Half Life, porque la capacidad de reacción del jugador ha de ser bastante alta. Te pueden aparecer muchos enemigos de golpe y por suerte munición sobra, almenos en el nivel intermedio de dificultad. Una munición variada y que nos dará la posibilidad de utilizar no solo una arma sino una gran variedad de armas entre bombas, escopeta, ballesta, pistola, revolver, ametralladora, etc.

Hay una cosa que llama mucho la atención de este juego y es que es una historia con su planteamiento, nudo y desenlace pero el protagonista, Gordon Freeman no habla en todo el juego ni tampoco podemos interactuar mucho con personas de nuestro entorno. La historia en sí se va contando a través de los sucesos, a través de lo visual y de lo que podemos llegar a escuchar en ciertas partes de la historia, pero nada más, es un gran ejercicio de expresión visual en el cual nos vamos empapando más de la historia conforme más avanzamos por los diversos escenarios. Sabemos lo que está pasando por lo que vemos y por la multitud de cosas que pueden llegar a pasar en una misma localización.

Si hablamos de variedad no podemos negar tampoco la variedad de enemigos que hay y sobretodo su inteligencia artificial, puesto que algunos son duros de pelar no solo por la cantidad de enemigos sino por como actúan. Como ya he comentado anteriormente habrá dos tipos de enemigos: los extraterrestres y el ejército. A medida que vamos avanzando en el juego, lógicamente, los enemigos serán más duros aunque en muchas ocasiones no sera por la dureza del enemigo en sí sino por la cantidad de enemigos con los que nos tendremos que batir. Des de enemigos más simples que saltan hacia ti hasta enemigos que te lanzan misiles, cañonazos, bolas de fuego y rayos. También enemigos terrestres, acuáticos y hasta aéreos. Tendremos que batirnos con algunos jefes durante el videojuego y que algunos no se vencerán con disparos sino que tendremos que utilizar diversas técnicas para vencerlos. Jefes que, por cierto, tienen un diseño muy característico.

En definitiva y como conclusión,después de acabarme el Half Life tengo ganas de más, tengo ganas de probar tanto las dos expansiones que salieron del original(Opposing Force y Blue Shift) como la segunda parte, Half Life 2. Destacar sobretodo la variedad de escenarios, enemigos, armas y situaciones en las cuales tendrás que lidiar y desarrollar el personaje de Gordon Freeman a la par que también lo hace el propio jugador.