Jugando a…Heavy Rain

Siempre que se hablaba de una aventura gráfica, sin saber cómo, en todo el catálogo de juegos que hay siempre salía uno de Quantic Dream, Heavy Rain. Tenemos delante a un título que no es para todos los públicos debido a su condición de aventura gráfica. Una historia que te marcará en el género, con ritmo pausado pero muy bien contada que te hará pasar por multitud de situaciones diferentes.

La historia trata de un padre de familia, Ethan Mars, que vive una vida familiar normal, con su mujer y sus dos hijos, Jason y Shaun. Nada parece ir mal hasta que un día, por un centro comercial, su hijo Jason se pierde, un despiste que se pagará con la vida del niño y que hará cambiar por completo la unión familiar. Dos años después Ethan, descompuesto aun por la muerte de uno de sus hijos, se verá envuelto en una trama de delincuencia que hará peligrar la vida de su otro hijo, Shaun.

Gráficamente estamos ante un título excelente en la tercera de Sony, realmente los gestos, las caras, las miradas e incluso las animaciones están muy logradas, la iluminación y el realismo gráfico acompaña ciertamente al realismo de la historia antes mencionada. La ambientación, los juegos de luces, los diferentes escenarios por los que nos iremos moviendo deja entrever un contraste a medida que vamos avanzando la historia y que se hace eco en el título de esta entrega. Todos los escenarios muy detallados y además puedes interactuar de diferente manera con el entorno y eso mismo también enriquece y quizás te hace cambiar la historia.

heavyrain
Es un juego en el cual hay que tomar decisiones, y no me refiero a escoger la opción A o la opción B en una línea de diálogo sino en que realmente en muchas ocasiones moveremos al personaje y lo haremos actuar de una u otra forma. Podemos investigar más o podemos dejarnos detalles, depende de cómo queramos avanzar de deprisa o meticulosamente en la historia. Algo muy bueno y novedoso que tiene este Heavy Rain y que no tenían la anteriores entregas de Quantic Dream es que la historia va avanzando a medida que nos ponemos en la piel de diferentes personajes, está claro que hay uno más protagonista que otro pero todos deberán tomar decisiones cruciales y que marcarán el suceder de la historia. Hay decisiones reales, si, podrás acabar la historia con más o menos personajes, hay la sensación a veces de falsa realidad que acostumbra en este tipo de juegos y eso te das cuenta en la segunda vuelta. Con falsa libertad me refiero a que aunque pueden haber líneas de diálogo diferentes el fin llega a ser el mismo.

Una de las mejores cosas que tiene Heavy Rain es el ritmo del juego, es un ritmo lento pero que acompaña perfectamente a la historia puesto que es la investigación de un caso y eso mismo juega a favor o en contra, según como se mire, con el jugador. Al jugador le da tiempo a pensar, a sacar sus propias conclusiones, a observar los detalles y si realmente un personaje es quien dice ser o no. La historia está tan bien planteada que el mismo juego juega con el jugador, te hace plantearte dudas, preguntas, que no se responden o se responderán en un futuro, pero eso mismo crea adicción a saber el desenlace.

heavyrain2
Hay muchos quicktime events y no son los típicos que están puestos por ponerse, estos requieren que reacciones rápido y que estés totalmente metido y sincronizado con las acciones del personaje. Uno se da cuenta del detalle cuando por ejemplo falla en un botón
durante una pelea y en ese pequeño rango de acción pasa algo que no veríamos si lo hubiésemos hecho perfecto, un trabajo muy exhaustivo debido a que hay multitud de ellos.

heavyrain3
En el apartado jugable podríamos decir que es un juego que tiene tres grandes rasgos. Por una parte decisiones que te harán tomar y que pueden o no marcar el rumbo de la historia, también tiene quicktime events largos y que valen mucho la pena, tanto por la sincronización exhaustiva como el aprovechamiento de los muchos movimientos del mando y por último el movimiento del personaje por el nivel a nuestro libre albedrío explorándolo y viendo secuencias que quizás no podrían ser vistas en un transcurso lineal de la historia.

En el apartado sonoro, de Normand Corbeil una vez más, hay que recalcar que las piezas acompañan tremendamente bien a la historia del videojuego, una música melancólica a la par que acrecienta el carácter de misterio y policíaco de la obra. La música en ningún momento queda en segundo plano y sin lugar a duda acompaña de una manera majestuosa al videojuego. El tema principal por ejemplo, es escucharlo y notar como las gotas de lluvia caen por el suelo de asfalto, transportándote al terreno de la acción, sin duda un gran trabajo sonoro que nos hará poner los pelos de punta en más de una ocasión. A destacar los temas de “Last Breath” y “Painful memories”.

Por último y ya para acabar, si no estáis acostumbrados a aventuras gráficas con multitud de situaciones, Heavy Rain es un gran juego para empezar, no muy exigente pero sin lugar a dudas lo suficiente como para que sea difícil hacerlo 100% correcto Quizás el juego no quiere que lo hagas siempre todo perfecto, por las diferencias que puede haber en el argumento o los diferentes finales que se pueden sacar. Completarlo una vez no es suficiente y hacerlo todo correcto siempre tampoco si quieres observar cada detalle de esta gran obra.

Jugando a…Xenogears

En la era de los remasters y de los remakes hacía mucho que escuchaba a la gente señalar un título en concreto y más aún después de la noticia del remake de Final Fantasy VII, una entrega, cuyo juego original de 1997, es bastante comparado con el título que nos atañe. Un videojuego que pasó desapercibido por la época en Europa , Xenogears.

Se podrían decir muchas cosas de este videojuego, un servidor jamás lo había catado y ahora mismo acabo de finalizarlo. Puedo decir que estoy delante de una joya, una obra de arte en muchos aspectos, fascinante en su ejecución, en su ritmo, aunque a veces lento, Xenogears es como aquellas pinturas abstractas que te llegan a fascinar por su ejecución y lo que representan pero que es tan grande lo que se abarca tras esa ejecución que muchas veces se te desborda. El argumento de esta obra es compleja, detallista, filosófico y confuso pero fascinante.5183911255_785797d36c

Durante siglos en el continente de Ignis dos grandes países han estado en guerra, por un lado Av al sur y por otro Kislev al norte, una lucha constante que los dos países ejercen con la ayuda de gears, robots humanoides gigantescos. En la actualidad Av le está ganando terreno a Kislev gracias a las fuerzas militares de Geburah, pertenecientes a un país muy lejano llamado Solaris. Fei Fong Wong, el protagonista de nuestra historia se encuentra en Lahan, un pequeño pueblo a las afueras de Kislev y alejado de la guerra. De repente una noche la aldea es atacada por unos gears, Fei, confundido y lleno de rabia por el ataque sin sentido decide entrar en un gear que estaba vacío y es entonces cuando empieza una de las historias más gigantescas que jamás se han contado.

La primera cosa que me sorprendió en la primera toma de contacto fue el estilo artístico de Xenogears, un estilo anime que realmente le quedaba muy bien. La segunda es que los escenarios están todos creados en 3D, algo muy meritorio para la época, explota bien las capacidades de la primera Playstation y por qué no decirlo, a mi parecer, no desentona para nada que los personajes estén hechos en 2D junto a escenarios 3D, al contrario, le otorga agilidad y hace que el título, salvando las distancias, no haya envejecido tan mal a día de hoy. Cabe decir pero, que cada vez que pasas de zonas hay un ligero zoom que le resta fluidez al devenir del juego, unas pausas que, aunque cortas, te pueden llegar en ocasiones a cortar un poco el hilo argumental, sobretodo en situaciones que se realizan acciones muy rápidas y que cada vez que se cambia de plano tenemos ese ligero zoom.

Tendremos variedad de escenarios, des de desiertos, bosques, aldeas, grandes ciudades, mares y pasaremos por una gran multitud de situaciones. A primera vista, quizás mirando el mapa pensamos que el mundo es pequeño pero para nada, el videojuego te irá poniendo en lugares que poco te imaginas al principio.

El sistema de combate es totalmente fluido y es que no te aburre para nada porque cada combate puede ser, en la medida de lo posible diferente. ¿Y por qué? Primeramente porque tenemos dos estilos de combate, dependiendo de si solo luchamos con los personajes o si luchamos subidos a los gears. Si hablamos de la primera forma de combate es muy dinámica, puedes hacer diferentes combos, siempre con un máximo de movimientos por turno, y que normalmente son  tres movimientos diferentes que puedes combinar de la manera que te apetezca o que cause más daño y con ello ir aprendiendo artes, movimientos especiales que realizas cuando tecleas la combinación exacta correcta. También hay magia, llamada Éter y que se te irá gastando como es normal en un RPG, es el equivalente a los puntos de magia o maná. El segundo tipo de combate, encima de nuestro gear, ya podemos ver la primera gran diferencia y es que realizamos mucho más daño. El sistema de batalla se ha de tomar de manera diferente, seguimos teniendo la posibilidad de realizar tres diferentes acciones pero equivale a solo un ataque, la próxima vez que ataquemos tendremos un nivel de ataque superior y podremos hacer un combo. Parece raro cuando lo explicas pero si lo juegas realmente lo entiendes muy rápido, se basa en que si solo atacas haciendo un movimiento en el próximo turno tendrás la posibilidad de hacer un combo y si no realizas ese combo en el siguiente podrás hacer un combo mucho más poderoso.

Durante el transcurso del videojuego se nos irán poniendo delante varios tipos de enemigos. Los enemigos serán unos u otros depende de si estamos sobre nuestro gear o no tenemos gear, por supuesto no podríamos derrotar a según qué enemigos sin estar montados en los gears y en eso el juego te va guiando perfectamente.

Uno de los apartados que hacen que este videojuego que tenemos delante sea una verdadera joya y esté tan cotizado es sin duda su apartado sonoro. Pocas cosas puedo decir, más que nada porque me faltarían palabras para describir lo que hacen sentir cada una de sus composiciones. Realmente estamos ante una música que nos hará poner la piel de gallina en más de una ocasión. El que fue compositor de una obra magnánima como es Chrono Trigger, Yasunori Mitsuda, compone obras de arte dentro del gran escenario de Xenogears. Uno descubre que se ha hecho un gran trabajo cuando la música se te queda metida en la cabeza y no dejas de tararearla, muchas veces me ha pasado, pocas como esta.

En cuanto a la duración, estamos delante de un videjuego que dura unas 60 horas, para ser un RPG y tomando como referencia a la saga Final Fantasy vemos que la duración es bastante larga, hay mucha diversión por delante. Duración dividida en dos discos, el primero con mucha más duración.

¿Algo malo de Xenogears? Esto supongo que lo decidirá cada cual. Se ve evidente que el segundo disco se hizo sin mucho presupuesto y con un poco de prisas y que la historia no es para todos los públicos, se tiene que tener en cuenta  de que hay minutos y minutos seguidos de diálogo y eso puede frenar a mucha gente. Como he comentado anteriormente, la carga argumental y llena de simbolismos e incluso críticas que hay en Xenogears es tan grande que tiene que haber mucho diálogo, el producto tiene que ser así y no de otra forma y así es como lo estipularon en su día.

Para finalizar, me gustaría volver al principio, ¿Por qué ahora se vuelve a oír tanto el título de Xenogears? Después del anuncio del remake de Final Fantasy VII, mucha gente que lo jugó en su época o yo mismo deseamos volver a jugar a este Xenogears, un Xenogears con un lavado de cara, con unos gráficos de sistemas actuales pero con la misma esencia que nos cautivó.